El sobre anónimo

El carisma de la congregación: “Confianza total en el amor y la providencia de Dios”. Hay que llevar a todos los hombres el mensaje de que Dios es Padre. Si cuida de las aves del cielo... y de las flores del campo... mucho más cuidará de nosotros que somos sus hijos.

Nosotros nos centramos en el apostolado de la enseñanza de una forma singular y, para poder conseguir la igualdad de todas las clases sociales, se instaura la característica especial del “sobre anónimo”. No se pasa recibo alguno por la enseñanza. Cada padre recibe, en los niveles no concertados,  un sobre sin nombre ni contraseña alguna y en él depositan lo que en conciencia crean deben dar por la formación que sus hijos reciben. Así nadie podrá dejar de asistir a un centro privado por falta de medios económicos. Y para que no haya  nada que pueda romper esta igualdad, los obsequios que los alumnos quieran hacer a los profesores y hermanas se harán también de forma anónima.